Una de las tareas más habituales de las empresas de rehabilitación y reparación de tejados en Gijón, es la impermeabilización de cubiertas y tejados. Estas superficies son los puntos más expuestos a la aparición de averías y otras patologías que derivan en la formación de humedades y las tan temidas goteras. 

Para evitar este riesgo hay algunas medidas preventivas que podemos tomar. En las obras nuevas es recomendable poner una doble capa de impermeabilización en las cubiertas planas y al menos una capa en los tejados. Además, debes mantener siempre limpia la cubierta y asegurarte de que los desagües no estén taponados. Si tu casa tiene tejado, revísalo anualmente y reemplaza las tejas dañadas.

En cuanto a los tipos de impermeabilización, desde la empresa Tejamar señalan que para el caso de los tejados, la teja en sí misma es un elemento impermeabilizante, logrando su simple colocación evitar el paso del agua. Esto la ha transformado en uno de los elementos más utilizados como protección frente a la lluvia tanto en culturas mediterráneas como en el norte europeo.

Si bien en teoría es suficiente con colocar la teja de manera que impida la entrada de agua por gravedad, es recomendable proteger el soporte con una capa asfáltica previa, logrando además una mayor durabilidad. 

Las empresas de rehabilitación y reparación de tejados en Gijón, utilizan la tela asfáltica a la hora de proteger las cubiertas planas de los efectos de la lluvia y la humedad. Este derivado del petróleo es de muy simple colocación y habitualmente se opta por el uso de una doble capa para que posibles roturas no supongan filtración de agua. En cualquier caso, es recomendable siempre pintar la superficie antes de su colocación y proteger la tela con algún material como grava.