Después de periodos de fuertes precipitaciones, es normal recurrir a los servicios de una empresa de reparación de tejados en Oviedo. Las lluvias torrenciales o las densas nevadas pueden producir daños considerables en el tejado de casas y edificios que es necesario reparar antes de que se conviertan en problemas más graves.

Los profesionales de la reparación de tejados en Oviedo son testigos de primera mano de los destrozos causados por los temporales, por lo que están familiarizados con los daños que se dan con mayor frecuencia. Entre los más comunes destacan:

- Atasco en los canalones. Estos elementos ayudan a retirar el agua de los tejados y la canalizan hacia un lugar de salida adecuado. Las fuertes precipitaciones suelen dejar restos en los canalones que, de no ser retirados, pueden provocar el desbordamiento del agua e incluso el desprendimiento del propio canalón. Para evitar males mayores, lo mejor es realizar una revisión periódica que te libre de cualquier susto.

- Las famosas goteras. Son muchos los tejados que no están correctamente preparados para soportar abundantes lluvias o nevadas. Por ello, cuando llega la época de precipitaciones, se producen las incómodas goteras en las viviendas. Se debe solucionar rápidamente este problema, pues, además de poder producir daños en la estructura, vivir con humedades es perjudicial para la salud.

- Desprendimiento de tejas. Generalmente, este desprendimiento se produce porque el tejado ya no estaba en buenas condiciones antes de las precipitaciones. Que se desprenda una teja puede llegar a tener terribles consecuencias, por lo que se deben vigilar detenidamente las condiciones del tejado para evitar que se pueda producir un desagradable accidente.

En Tejamar cuidamos de estos y de cualquier otro daño que tu tejado pudiera tener. Llámanos o visítanos sin compromiso y explícanos tu problema, le daremos solución con el mejor equipo profesional.