La cerámica ha sido un material utilizado históricamente en pintura, en imágenes, en las construcciones de los rituales funerarios, y también ha sido utilizada en la arquitectura, llegando hasta la actualidad a la rehabilitación de tejados en Gijón.

La belleza de la cerámica no pasa inadvertida, pues no solo ha sido utilizada para sustituir materiales como la paja o la madera de los hogares antiguos, sino que también ha servido como protectora de la vivienda, ya que se trata de un componente arquitectónico que la resguarda del fuego y del agua en caso de que se produzca algún accidente, además de adquirir una función ornamental y simbólica que representaba un distintivo de la nobleza medieval tardía en España. Poniendo en valor lo que le debemos a la cerámica, te explicamos cómo cuidar de tu tejado elaborado con este material para retardar la rehabilitación de tejados en Gijón

1. Lo primero que has de tener en cuenta es la importancia de la ventilación necesaria para una mayor duración de las tejas de cerámica. Para evitar la aparición de musgo, insectos, roedores y pájaros, la línea de alero no debe ser elaborada con cemento o materiales similares.

2. En invierno es importante tener en cuenta las temperaturas y evitar la humedad producida por la condensación. Precisarás una instalación en la cubierta para que el aire pueda secar el vaho.

3. Para evitar la filtración de agua, la realización de tu tejado debe tener una inclinación considerable, y no se debe abusar del mortero, algo que también eludirá la vegetación no deseada. Se recomienda un lavado de tejas cada cuatro años, preferiblemente con vinagre y agua, que impedirá la aparición de manchas y sales.

Para más información, ponte en contacto con nosotros. Desde Tejamar, estaremos encantados de proporcionarte el asesoramiento indicado para el cuidado de tu tejado.