Los expertos en mantenimiento de tejados en Asturias destacan la importancia de la impermeabilización de tejados a la hora de impedir las filtraciones de humedad en las zonas más expuestas de una casa y que, con el paso del tiempo, podrían dañar la estructura edilicia. Las manchas en techos y paredes son la manifestación más habitual de estas filtraciones y es fundamental que la reparación se lleve a cabo con la máxima urgencia, impermeabilizando el tejado.

En los casos donde las goteras tienen su causa en la rotura del tejado, la reparación de la cubierta se hace generalmente en dos fases. En primer lugar, se repara el origen de la filtración. Lugo, se impermeabiliza la zona para corregir las consecuencias, algo que siempre debe realizarse con posterioridad al arreglo del tejado.

Los profesionales de la empresa Tejamar nos comentan que es el tipo de azotea lo que determinará la manera en que debemos reparar la cubierta e impermeabilizar.

De esta forma, cuando nos encontramos con tejados planos con terraza debemos centrar nuestra atención en las juntas de dilatación o el sumidero, conocidos como los puntos calientes. Una vez limpia la zona se aplica silicona o algún impermeabilizante con rodillo o brocha. En el supuesto de que haya tejas, deberemos reemplazar las piezas dañadas.

Desde esta empresa especializada en mantenimiento de tejados en Asturias nos comentan que la solución de los desperfectos en el tejado puede realizarse usando malla de vidrio, un elemento que nos asegura que no volverá a dañarse el enlucido ante nuevas filtraciones o humedades. Su aplicación es muy simple, mediante rollos que se fijan en el techo con cola vinílica.  

Por último, el proceso suele terminar con una imprimación del techo que facilita que la pintura aplicada tenga un mejor agarre.