Después de tantos años dedicándonos a la rehabilitación de tejados en Asturias somos muy conscientes de que, pese a los avances tecnológicos de los últimos años en el campo de la construcción, aún hay muchos elementos que no han cambiado con el paso de los años. Uno de estos elementos son las tejas que utilizamos para los tejados.

Además de ser especialistas en rehabilitación de tejados en Asturias, quienes nos enfrentamos habitualmente a la reparación de tejados sabemos que existen muchos tipos diferentes de teja que podemos utilizar y que algunas de estas variedades se vienen utilizando desde hace siglos. Las tejas romanas, por ejemplo, se usan desde que la Península ibérica cayó bajo su dominación y todavía hoy se emplean en muchas casas. Son esas tejas fabricadas de material cerámico con forma semi cilíndrica plana con bordes laterales elevados.

Otra variedad que se emplea desde hace tiempo es la conocida como árabe. Tiene una forma semicónica y también se fabrica generalmente con arcilla. Tanto las tejas romanas como las árabes se siguen empleando con frecuencia, fundamentalmente, a causa de su reducido precio. También con un precio muy bajo puedes encontrar tejas de fibrocemento, bastante más ligeras que las de arcilla, aunque algo menos resistentes lo que quiere decir que pueden romperse con una granizada.

Otro tipo de teja muy popular en los últimos años son las tejas planas, que pese a su nombre, cuentan con unas acanaladuras en los laterales para poder solaparlas una con otra en el momento de su colocación. Las más duraderas, sin embargo, siguen siendo las de pizarra que instalamos en Tejamar, en el centro de Europa, donde son muy populares, hay tejados que llevan construidos más de 100 años cubiertos con este tipo de tejas.