Como empresa especializada en la rehabilitación de tejados en Oviedo, queremos inaugurar nuestro blog hablándote precisamente de lo importantes que son estas partes de una construcción y de los tipos de cubiertas más habituales.

Las cubiertas son una de las partes fundamentales de una casa o un edificio ya que ellas se encargarán de protegernos de las inclemencias meteorológicas como la lluvia, el frío, el viento o la nieve. De su diseño y selección de materiales dependerá en gran medida que nuestro hogar esté protegido y seco, de ahí que sea tan importante que se mantenga siempre en buenas condiciones e impermeabilizada, acudiendo a una empresa especializada en la rehabilitación de tejados en Oviedo ante el mínimo desperfecto.

La forma que tiene una cubierta así como los materiales con la que se construye depende en gran medida de la zona geográfica en la que se encuentre y de las características de su clima. De manera genérica podemos clasificar las cubiertas en dos grandes grupos en función de su forma: planas o inclinadas.

Las cubiertas planas son más propias de climas secos y muchas cumplen las funciones de azoteas. Estas cubiertas suelen estar realizadas en materiales como pizarra.

Las cubiertas inclinadas, sean de una o varias vertientes, son más propias de climas húmedos en los que llueve más a menudo y su forma inclinada se debe precisamente a evitar que la acumulación de agua en ellas, permitiendo que resbale por el tajado. Estas cubiertas pueden combinar varios materiales aunque las tejas son uno de los más utilizados.

En Tejamar somos especialistas en la rehabilitación y reparación de tejados y en la impermeabilización de cubiertas para que su hogar esté libre de agua y humedades.